Cómo responder a las críticas asertivamente

No siempre es fácil encajar una crítica. A veces dependerá de quién la formule, otras de la intencionalidad que intuímos detrás de las palabras de la otra persona. A menudo, la situación de encajar una crítica nos sitúa en una posición incómoda, ya sea una crítica justa o injusta, porque nos sentimos cuestionados. En este sentido, resulta fundamental elegir y dominar una estrategia para encajar las críticas.

Sin embargo, antes que nada, y siguiendo los pasos de la psicóloga Olga Castanyer en su libro "La asertividad", hay que saber analizar la situación. En primer lugar, debes saber interpretar objetivamente lo que está sucediendo, es decir, discriminar si estás recibiendo una verdadera crítica o es una interpretación tuya, fruto de pensamientos irracionales. En segundo lugar, es relevante determinar si la crítica está siendo emitida con buena o mala voluntad. Esta distinción resulta fundamental y condicionará tu respuesta. Todos tenemos experiencia de haber recibido críticas constructivas, esas que nos ayudan a mejorar, y que son mucho más transformadoras que las críticas formuladas desde la mala voluntad.

Tras este análisis, te invito a situarte en una actitud asertiva. Recuerda: la asertividad es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, sin dejarse manipular y sin manipular a los demás. En palabras de Castanyer,

  1. La persona asertiva sabe decir "no" o mostrar su postura hacia algo: manifiesta su propia postura ante un tema a la vez que expresa comprensión hacia las posturas de los demás.
  2. La persona asertiva sabe realizar peticiones, es decir, sabe pedir un cambio de conducta cuando siente que no es respetado o pide una acción concreta.
  3. La persona asertiva se autoafirma, reacciona cuando siente que no se la está respetando exigiendo su derecho a ser tenida en cuenta.
  4. La persna asertiva resuelve conflictos de forma que se respeten ambas partes.
  5. La persona asertiva sabe expresar sentimientos, tanto de gratitud como de insatisfacción o dolor.

Cuando sabes decir no, cuando sabes pedir, cuando te autoafirmas, cuando resuelves conflictos y cuando expresas sentimientos estás siendo asertivo. En el caso de recibir una crítica, pon en juego estas habilidades (o alguna de ellas) y responde asertivamente. Fíjate especialmente en el tono que vas a utilizar para que la otra persona no se sienta agredida. Fíjate que aquí el objetivo es evitar una escalada de críticas que pueden terminar en las agresiones verbales. ¡Tampoco te olvides de tu comunicación no verbal!

A partir de este momento, te invito a que utilices alguna de las siguientes técnicas asertivas para gestionar las críticas:

A. Cuando la crítica es justificada pero no deseas ir mucho más allá puedes usar la fórmula: Reconocer: tienes razón... Repetir: tendría que haber hecho... Explicar: No lo hice porque... Y aquí no te explayes, termina aquí.

B. Otra opción es convertir al otro en aliado. Esta técnica me encanta porque realmente la otra persona no se la espera. Básicamente consiste en, una vez te han lanzado la crítica, responder con algo tipo: ¿Y tú qué crees que debería hacer?. A esta técnica la suelo llamar devolver el balón y realmente te invito a que la pongas en práctica. Es muy efectiva, insiste para que te den ideas concretas porque lo habitual es que escabullan la respuesta con generalizaciones.

c. Otra técnica muy popular es la llamada "banco de niebla". Encontrarás muchísimos videos en internet. Aquí básicamente lo que me importa destacar de esta técnica es que marcamos una línea clara de separación entre aquello sujeto de crítica y lo que nosotros somos. Por ejemplo, alguien me dice "Llegamos tarde porque te has retrasado". Aquí, una respuesta asertiva desde la técnica del banco de niebla, consistiría en decir algo como "sí, hoy llegamos tarde". Como ves, asentimos solo en una parte de la afirmación (en este ejemplo, si es verdad que me retrasé), es decir, reconocemos que nos hemos retrasado hoy pero que eso no nos convierte en alguien irrespetuoso.

Te invito a poner en práctica estos recursos. Si crees que el coaching y la formación pueden aportar valor a tu proyecto profesional o a tu vida, cuenta conmigo.

Previous Post Next Post

¿Tomamos un café y hablamos?

Estoy a tu disposición. Sin duda, mejor hablar de todos estos temas en persona. Será un placer escucharte.